Un mínimo dejo de libertad en Shanghái La barricada en la puerta del complejo residencial donde vive Charlie Zhu, en Shanghái, que impide la salida de quienes lo habitan.
09 May 2022

Un mínimo dejo de libertad en Shanghái

Luego de una disminución constante en los casos de covid-19, Shanghái comenzó a flexibilizar algunas de las medidas de confinamiento que se impusieron a muchos de sus 25 millones de residentes desde fines de marzo. Sin embargo, ese sabor a libertad fue fugaz en el mejor de los casos, escribe el reportero de Bloomberg, Charlie Zhu, quien hace más de 50 días está impedido de salir del complejo en el que vive.

A continuación, el artículo escrito por Zhu sobre cómo viven él y sus colegas hace casi dos largos meses en una de las ciudades más populosas de China:

En los últimos días, a muchas personas se les permitió salir de sus casas por primera vez en semanas. Para mí y mis colegas en Shanghái este era el momento que habíamos estado esperando. Sin embargo, la libertad resultó venir con muchas condiciones.

El complejo donde vive un colega dijo que los residentes podían enviar solo a una persona en las fechas designadas para comprar artículos esenciales como comestibles y medicamentos. Los viajes no podían durar más de cuatro horas. Y debido a que los automóviles privados todavía están prohibidos en gran medida en las carreteras, mientras que el metro y los autobuses han detenido el servicio, también tuvieron que usar bicicletas para moverse.

Aun así, esta colega estaba “muy emocionada” por dejar su complejo residencial por primera vez en 50 días. Se dirigió a una calle en gran parte vacía. Solo un pequeño supermercado en su vecindario estaba abierto, con más de 30 personas haciendo fila afuera para entrar a la tienda. El personal seguía recordándoles a los que estaban en la fila que se mantuvieran separados por los ahora familiares 2 metros. Las reglas no se detuvieron allí. Para ingresar a la tienda, los compradores tenían que mostrar un resultado PCR negativo. Cuando entró, mi colega informó que la mayoría de las verduras y la carne frescas ya se habían acabado. Solo quedaron alimentos congelados, bocadillos y frutas.

Después del viaje a la tienda, simplemente no había nada que hacer o ver, así que se dirigió a su casa y pasó solo dos de las cuatro horas asignadas afuera.

Un par de días después, incluso esa pequeña libertad fue arrebatada nuevamente. Se detectó un nuevo caso en el vecindario, lo que sumió su complejo residencial nuevamente en un estricto bloqueo.

Este respiro de corta duración, en última instancia, solo sirvió para recordarnos cuán surrealista sigue siendo la vida en el confinamiento de Shanghái. No tenemos idea de cuándo las cosas volverán a la normalidad, o si alguna vez lo harán bajo la política Covid cero de China.

En cuanto a mí, todavía solo puedo soñar con un viaje a la tienda. Mi complejo permanece bajo una forma estricta de encierro. Durante 45 días y contando, no he salido de sus puertas. Hasta el martes, había estado completamente confinado en mi departamento, excepto por los viajes obligatorios a la planta baja para las pruebas de covid. El jueves, por fin se nos otorgó un poco más de libertad para deambular: ahora podemos deambular dentro de nuestro complejo residencial en cualquier momento que queramos. Celebré las buenas noticias con un vaso de cerveza fría, pero también soy consciente de la cruel realidad de que la nueva libertad se desvanecerá tan pronto como se encuentre un nuevo caso de covid.

Facebook Google Plus Twitter LinkedIn

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…